Quatio, NO SON SÓLO JUEGOS

18 Abr

Quatio es una palabra latina, significa muchas cosas, entre ellas, lúdica, jugar y hacia el juego se quieren dirigir los siete socios y cuatro empleados que esperan con ansias el lanzamiento de un Quickzard, producto de videojuegos sociales y causales.

Es un verdadero Startup, puesto que nació del grupo de investigación GEPAR de la Universidad de Antioquia que se especializa en el procesamiento digital de imágenes.

Con tres años de constitución, Quatio tiene mucho que agradecer a sus comienzos. Gracias a la Universidad de Antioquia llegaron espacios como Parquesoft, que fue la incubadora donde Quatio se gestó.

Parquesoft, se define como uno de los principales proveedores de soluciones, productos y servicios de tecnologías de la información de América Latina, y eso fue lo que fueron para Quatio en sus comienzos, facilitaron negocios mientras que GEPAR ayudaba con la tecnología y los muchachos de Quatio ponían el talento.

“Yo ingresé en el 2010, somos siete socios, Andrés Pedraza, gerente; Juan Pablo Mosquera, director de proyectos;  Felipe Zapata, director creativo;  Gabriel Giraldo, desarrollador de software;  Cristian García, encargado de la arquitectura de software, y Sergio Gómez, encargado de Investigación y Desarrollo”. Cuenta Sebastián Ocampo, responsable de la nueva división de juegos estandarizados de Quatio.

Unión de Parquesoft, GEPAR, Tecnoparque SENA, clave para Quatio

En 2008, el equipo Quatio participó de Campus Party con un estand de detección de movimiento. Fue un gran éxito y ahí vieron el potencial de su proyecto. Quatio se constituyó oficialmente y vinieron negocios que demandaban más infraestructura y se logró un acuerdo con Tecnoparque SENA.

“Se empezó con Tecnoparque un año, básicamente algunas asesorías, pero lo más importante era ese colchón logístico, que para una empresa joven de este tipo que demandaba tanto espacio era muy valioso” explica Sebastián.

Quatio siguió su camino un cliente a la vez, vendiendo tecnología interactiva para empresas como Une, Telmex y Nosotras. En 2010, Sebastián Ocampo tomó las riendas de un proyecto para generar tecnología a un mercado más escalable, videojuegos sociales y casuales en Internet. Esta propuesta se presentó al Aceleration Program, patrocinado por el Tecnoparque SENA y apoyado logísticamente por Créame, incubadora de empresas.

“El Sillicon Valley para mí era como llegar al cielo”

Así describe Sebastián la forma de ayuda que recibió Quatio,  la deseada por muchas empresas digitales o de tecnología puesto que más allá de las asesorías, fueron llevados a Sillicon Valley para participar en la rueda de negocios del Plug and Play, un importante acelerador de empresas.

Creame busca ayudar a empresas de base tecnológica cuyo comunicador Camilo Betancur define como “una empresa que sustenta su gestión y sus líneas de acción en tecnología, crece diferente a cómo crecen las otras, tiene un alto valor agregado, la innovación  y su propuesta marca diferencia”.

Sebastián describe la experiencia en el Sillicon Valley como enriquecedora y agrega que “es llevar una idea a un lugar donde están acostumbrados, mientras que Colombia está un poquito más rezagada en el tema de tecnología, a nivel corporativo. A nivel general el conocimiento es muy precario en muchas áreas, un proyecto de este tipo no es tan bien entendido”.

Con la oportunidad de conseguir financiación y una excelente aceptación en el Plug and Play, Quatio tuvo una aceleradora de negocios interesada que exigió patentes de tecnología. “Medellín está haciendo la tarea, pero faltan detalles como el tema legal, tuvimos un problema con las patentes y nadie nos pudo ayudar”, dice Sebastián.

Con la experiencia se gana

Aunque no consiguieron la financiación deseada, Quatio volvió a Colombia consciente de todo el potencial que tenían y listos para aplicar un nuevo modelo de negocios en el que no se basaban en crear tecnología a la medida, sino en concentrarse en una línea de videojuegos sociales estandarizados.

Sebastián Ocampo explica: “Es una tecnología que permite a cualquier creativo que tenga una idea que implique tecnologías interactivas o realidad aumentada, acceder a esa tecnología, poner sus creaciones ahí, sus diseños y ponerla a funcionar sin ningún requerimiento técnico”. Quatio espera crear una disyunción en el mercado colombiano de publicidad y tecnología interactiva.

Quatio sigue buscando maneras de internacionalizarse y enriquecerse, tanto en recursos como en experiencia. Han participado en procesos de aceleración en Holanda, donde pasaron a la segunda ronda de 400 empresas, pero, desafortunadamente, no quedaron entre las diez mejores.

“Esos procesos a nivel mundial están implicando menos formalidad y más carácter”,, cuenta Sebastián Ocampo, refiriéndose a su experiencia en la que los planes de negocio no son el requerimiento principal, si no el equipo de trabajo capaz de llevar a cabo una idea. “Simplemente hacían tres preguntas, en qué consistía, cuál era el mercado, qué necesidades tenia”.

¿Cómo debe funcionar un emprendimiento digital?

  1. El equipo de trabajo debe demostrar que es capaz de sacar algo. “por ejemplo Dropbox, ellos mostraron un video de lo que querían hacer, se les llenó la base de datos, buscaron el inversionista y ya es un producto que se volvió necesario”, dice Sebastián Ocampo.
  2. Organizar un producto mínimo para recolectar base de datos y tener una idea de la masa crítica de usuarios, así asegura Sebastián es posible ser rentable.
  3. No tener miedo a traspasar fronteras. Sebastián explica desde Quatio: “Las personas cuando ven una animación virtual en 3D no se preguntan donde lo hicieron, la gente lo que le importa es el producto final, digitalmente no quedarse con los sectores locales, así sean grandes y empresas, mirar a otro lugar nos ha permitido sobrevivir”.

¿Entonces, qué falta en Medellín?

Sebastián comparte la crítica que Darío Palacio, fundador de Kactoos tiene sobre el emprendimiento digital en Medellín y más específicamente sobre las personas encargadas de todo el ecosistema de emprendimiento.

“Los que montan proyectos son académicos que nunca han salido, nunca han montado una empresa, no saben lo que es vender, lo que es meterse y estar ahí, solo saben la teoría y eso es muy diferente”, dice Sebastián, comparando su experiencia con la Universidad de San Francisco, donde quien daba las clases de inversión, “no era un profesor de finanzas sino un inversionista”.

Entre las 100 empresas que ha transformado el negocio de las tecnologías de la información.

Como empresa han tenido dificultades y crisis, “tiempo sin plata, préstamos a familiares para hacer un proyecto”, cuenta Sebastián, pero resalta que los ha salvado el compromiso de todos los socios.

Tienen mucho por agradecer a las instituciones que les dieron la mano en el camino, como Tencoparque, Parquesoft y Creame. “Si no hubiera sido por ellos no existiríamos, o existiríamos en otra situación más precaria”, dice Sebastián.

De Medellín rescatan que es un lugar barato para emprender en cuanto al costo de vida; ven la ciudad como una buena plaza para comenzar pero con la obligación de crecer en otros mercados. Quatio ha hecho la tarea y esto quedó demostrado en el 2010 cuando la revista IT MANAGER lo incluyó entre las 100 empresas que ha transformado el negocio de las tecnologías de la información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: